Categorías

Categorías

Colonos de Catán

Vídeos

BGCATAN

Nuevo

Devir Iberia

Juego de mesa Colonos de Catán en español.

Más detalles

En Stock

Advertencia: ¡Últimos artículos en inventario!

33,15 € Iva Inc.

39,00 € Iva Inc.

-15%

Colonos de Catán (Settlers of Catán) es un juego de mesa del alemán Klaus Teuber que ha vendido millones de copias por todo el mundo y que es considerado por muchos como todo un clásico de los juegos de tablero familiares (la primera versión original es del año 1995). La isla de Catán espera ser explorada y los jugadores tendrán que colonizar la isla, expandiendo sus poblados, ciudades y carreteras mediante la explotación de los recursos que se encuentran en la isla, generando comercio e intercambios comerciales y que pasen las monedas de oro de mano en mano en el mercado. Colonos de Catán es un juego divertido, dinámico, para los que le gusten los juegos de estrategia y las partidas no son muy largas.

 

La isla está compuesta por 19 hexágonos, cada uno de los cuales tiene una materia prima que puede ser explotada. Seis piezas alargadas delimitan las fronteras marítimas de la isla y unifican todos los hexágonos para formar el tablero de juego. En un principio cada jugador posee una ubicación concreta con dos poblados y dos carreteras. En el manual de instrucciones se especifica cómo deben colocarse los hexágonos de terreno cuando se juega por primera vez, las numeraciones de los mismos y la ubicación exacta de los poblados y carreteras de los jugadores. Para aquellos que ya han jugado más partidas el reglamento también incluye reglas para la preparación del tablero de forma aleatoria.

 

Jugar a los Colonos de Catán resulta fácil de aprender. Su mecánica es sencilla y rápida y está llena de elementos como el azar, la estrategia y la capacidad para negociar de cada jugador. En Catán el jugador inicial será el más mayor de los participantes.

 

Fases del juego

 

Un turno de juego consta de tres fases: producción de materias primas, comerciar y construir. Para empezar, el jugador inicial cogerá los dos dados y los lanzará. El resultado de los dados se sumará, el número obtenido determinará el número del hexágono que producirá materia prima. Cada jugador obtendrá una carta de la materia prima que produzca dicha casilla (piedra, lana, arcilla, cereales o madera) por cada poblado que tenga adyacente a dicho hexágono y dos cartas de materia prima por cada ciudad adyacente. En esta primera fase del turno el factor suerte es muy determinante, los jugadores tendrán que intentar expandirse por aquellas zonas que contengan las casillas con los números con mayor probabilidad de salir (esto se diferencia por el tamaño de los números y su color en las fichas, por ejemplo el 6 y 8 son los más grandes y de color rojo dado que son los que más probabilidades tienen de salir).

 

La fase de comerciar es muy importante porque de ella dependerá que tengas los materiales suficientes y necesarios para llevar tu estrategia de expansión a cabo. Por la disposición del tablero habrá ciertas materias que os resultaran difíciles de obtener y por ello deberéis emplear toda vuestra capacidad de negociación. Durante esta fase solo puede negociar el jugador activo, es decir, él puede ofertar mercancía a cambio de otras a los demás jugadores o con la banca, pero los demás jugadores no podrán negociar entre ellos. Como acabamos de decir, se puede negociar con otros jugadores, el jugador activo dice que es lo que necesita y que da a cambio y los demás jugadores pueden aceptar la oferta, hacer contraofertas o directamente negarse a negociar. La otra opción es negociar con la banca e intercambiar cuatro cartas de la misma materia prima por otra de cualquier materia prima de la reserva. Si el jugador tiene un poblado construido en un puerto el cambio será de 3:1 y si lo tiene construido en un puerto especial 2:1. El estilo y la forma de comerciar de cada uno es cosa suya, puede ser pasivo o un negociador duro, eso depende de cómo os guste llevar la partida a los amigos.

 

La última fase es la de construir. Seguramente la parte más enrevesada de todo el juego pero aun así no es difícil de comprender. Para construir durante la partida se necesita tener los recursos necesarios para crear poblados o carreteras o mejorar un poblado en ciudad. La construcción de poblados y ciudades te dará puntos. Por cada poblado que tengas obtendrás un punto y por cada ciudad dos puntos. Las carreteras se construyen sobre los caminos y entendemos por caminos las zonas de unión en línea recta entre dos hexágonos. En cada camino solo se puede hacer una carretera. Las carreteras solo se pueden colocar en caminos adyacentes a otras carreteras, poblados o ciudades propios y que estén vacíos. Si jugador logra tener una ruta consecutiva de más de cinco carreteras obtendrá la carta “mayor ruta comercial” que le dará puntos adicionales mientras esté en su posesión, aunque esto puede cambiar si otro jugador consigue superar la longitud de su ruta. Los poblados se deben construir en encrucijadas a las que llegue al menos una carretera propia, entendiendo como encrucijada la unión de dos o más hexágonos por un vértice en un común. Además, en cada partida solo es posible construir un poblado en una encrucijada donde no haya ningún poblado o ciudad en las tres encrucijadas adyacentes, sea del jugador que sea. Gracias a los poblados podrás obtener las materias primas de las casillas adyacentes como mencionamos en párrafos anteriores. El ultimo “edificio” que se permite crear son las ciudades. Las ciudades solo pueden construirse mejorando un poblado ya construido y gracias a ellas el jugador obtendrá el doble de materias primas de las casillas adyacentes. Durante esta fase también se pueden comprar cartas de desarrollo descartando un mineral, una lana y un cereal. Estas cartas se pueden jugar en cualquier momento del turno activo pero nunca si se han comprado ese turno. Las cartas de desarrollo pueden dar puntos de victoria adicionales, caballeros y cartas de progreso.

 

Como caso especial, si el resultado de los dados de producción es un 7 se activa el ladrón. Todos los jugadores que tengan más de siete cartas de materia prima se tienen que descartar de la mitad de ellas redondeando a la baja. A continuación el jugador debe mover el ladrón a otra casilla diferente. Si coloca el ladrón en una casilla donde hay poblados o ciudades de otro jugador puede robarle una carta de materia prima y seguir jugando. Si hay más de un jugador con poblados o ciudades adyacentes al hexágono debe elegir a quien quitarle la carta. Las cartas de caballero pueden mover de la misma forma al ladrón pero en vez de ser descartadas se mantienen bocarriba junto al jugador. En el momento que tenga tres caballeros se le dará la carta “mayor ejército” que le otorgará puntos de victoria adicionales hasta que alguien le supere en número de caballeros, en ese momento la carta pasará a ese jugador y ya no tendrá los puntos adicionales.

 

La partida finaliza cuando un jugador consigue diez puntos de victoria o más durante su turno o cuando empieza su turno y ya los tiene.

 

Otras especificaciones

 

En un principio los componentes como poblados, carreteras y ciudades eran de madera pero actualmente son de plástico. La caja básica está pensada para partidas de tres a cuatro jugadores pero se puede comprar una ampliación para poder jugar hasta con seis jugadores. También existen cuatro expansiones para la caja básica, con diferentes temáticas y que añaden variantes a la hora de jugar. Al igual que con el básico, si quieres jugar con cinco o seis jugadores deberás comprarte las ampliaciones de dichas expansiones, de cada una por separado y teniendo el juego básico y la expansión por supuesto. Esto seguramente sea uno de los pocos puntos negativos que posee este gran juego muy bien valorado por el público en general y tremendamente premiado, siendo ganador de premios como el Spiel des Jahres de 1995.

 

Además cada cierto tiempo han ido editando diferentes variantes y temáticas independientes como Catán Los Colonos de Europa o Los Colonos de América. En nuestro país lo distribuye la editorial Devir Ibérica tanto en español, como en vasco y catalán. Al igual que pasa con otros juegos clásicos como Carcassonne, Catán también tiene una versión Junior y una versión Plus. En YouTube se pueden encontrar montones de vídeos de reseñas, tutoriales, partidas y unboxing. En la cabecera de nuestra página podrás ver el vídeo tutorial de Devir de su página de Youtube.

 

Gracias a sus sencillas reglas es un juego ideal para iniciarse en el hobby de los juegos de tablero tanto para adultos como para niños y su precio relativamente bajo también hacen de él un buen regalo.

 

Ficha de este juego en la Boardgameweek (bgg)

Por (Lugo, España) el23 Sept. 2016 (Colonos de Catán) :
(5/5

Los Colonos de Catan

Este juego es muy sencillo y me sorprendió lo entretenido que es. Yo no soy mucho de juegos pero la verdad que cuando se lo regalamos a un amigo y jugamos quede encantada con lo rápido que se aprende a jugar, hasta sus sobrinos de 8 y 9 años aprendieron a jugar.

 Denunciar un abuso
truck

ENVIO GRATIS

en pedidos de + 69€

retuEE

ENVIOS 4,90€

help

TLF/ WHATSAPP: 664 37 12 02

Productos más vistos